viernes, 18 de noviembre de 2011

EL CICLO SE REPITE, EL OLVIDO SE MANTIENE

Volvemos a vivir la repetición del ciclo, no de la vida, si no, de las elecciones y otra vez escuchamos el cantar de:» Vótame a mí, yo soy diferente» «No a mí ,que no soy igual» «A mí, a mí, que voy a mirar por ti» « Yo te ofrezco el paraíso» « yo el placer» « Yo el más allá» y así escuchamos las promesas más inverosímiles, pacientemente y soportando el cinismo de los que se presentan para ocupar un puesto entre las castas superiores, aquellos que viven por encima de los demás, esos que, una vez consiguen su meta se olvidan de aquellos que pusieron sus esperanzas y su credibilidad en sus palabras vacías.
    Hace ya más de cinco meses que se celebraron las elecciones municipales, en las que algunos (no todos) pusieron sus esperanzas para que hubieran cambios en el barrio, y que ese olvido, que han mostrado los políticos de esta zona de Barcelona,  por una vez, se diesen cuenta que realmente existimos y necesitamos de recursos, que eleven la zona al nivel del resto de la ciudad, y nos hiciera sentir como parte de ella.
    Ha pasado todo ese tiempo y sucede como en la celebración del año nuevo, que esperamos cambios sustanciales, que nos llenamos de esperanzas para una vida mejor, que nos planteamos mil metas a realizar, pero que una vez pasan las celebraciones y salimos de la resaca, todo continua como hasta ese momento venía ocurriendo, sin cambio alguno y olvidándonos pronto de todas las promesas y metas a cumplir.
    Cambian los puestos de los políticos, los que ayer estaba en la oposición hoy ocupan el poder en las administraciones,(y viceversa) en este caso del Ayuntamiento, es un relevo de caras no de formas de pensar, y  como la vida misma todo continua igual, nuestro barrio, que en un momento de la campaña electoral nos prometían que lo  tenían muy presente (En esta ocasión el político que ocupa el cargo de alcalde no tuvo la delicadeza de pasar por nuestro barrio y nos mandó un saludo y su promesa de mejoras, desde un autobús en el barrio de al lado) vuelve al olvido. Las promesas, si es que hubo alguna, se olvidaron en cajones que durante cuatro años no se abrirán y continuaremos pensando como el ludópata, «en las próximas elecciones cambiará la suerte de nuestro barrio».
    Nuestro barrio, cada vez más vacio, más olvidado, con una precariedad que nos acompaña y que nos aleja del nivel medio, de vida que se disfruta en la capital, (a pesar de ser parte de ella) y a pese a ello seguimos gritando, estamos aquí y queremos avanzar hacia una mejora en nuestra vida diaria y por un barrio digno.
  Repasando la situación del barrio nos encontramos algunos aspectos que me gustaría resaltar y para ello he escogido varios temas, que no son los únicos pero tiene cierta importancia en la vida cotidiana del barrio. Para empezar lo haré por:


OBRAS

    Hoy a pesar de todo hay algunas obras que continúan haciéndose aunque en algunos casos son obras-parches que cubren un mínimo de las necesidades (ejemplo: ascensor Revilux, que cubre un solo tramo,

cuando la necesidad son unas escaleras mecánicas que lleguen hasta C/ Pedraforca), otras se han ralentizado por aquello de los recortes de la crisis (las que se realizan en los exteriores del barrio).





   Otras como el aparcamiento del campo de fútbol, que de momento lleva buen ritmo lo que es la obra, pero hay un montón de preguntas que nos planteamos los vecinos y que queremos saber, como son:
    Precio de las plazas tanto de alquiler como de compra, si hay opciones. ¿Como  solicitar una plaza ya?
    Y después, ¿cómo quedará el campo? ¿Se respetará los acuerdos iníciales? (construcción de equipamientos: Casal d’Avis, de Joves, y Asociación de Vecinos, vuelta del campo a su lugar de siempre con las mejoras necesarias para practicar no solo fútbol, también baloncesto, voleibol, balonmano o otros deportes que se nos ocurra practicar, así como vestuarios y un circuito de gimnasia para Gent Grand, etc.)

O nos propondrán la construcción de más bloques (como si no hubiera suficientes bloque en el barrio) de protección o desprotegidos. Preguntas que esperan respuestas pero que pasa el tiempo y no llegan, tal vez estamos ante unos interlocutores con problemas de audición.








    Una forma curiosa de gastar dineros sin ton ni son es la reconstrucción del Pipi-Can que hay a la salida del colegio Ferrer I Guardia, hace unos días estaba totalmente destrozado y eso que su utilidad como

pipi-can no había tenido éxito, pero el gamberrismo se cebó en él y apenas quedaban en pie algunos palos 
de la valla que lo rodeaba. Se comentó con los responsables municipales y se vio la posibilidad de sustituirlo por una zona de recreo para los niños, ya que un pipi-can en las puertas del centro, sanitariamente no es recomendable ni aceptable, pero he ahí la sorpresa que mientras se hacían esos comentarios los trabajadores estaban reconstruyéndolo de nuevo.
No creemos que dure ya que no bien se acaba de arreglar ya se está destruyendo de nuevo por elementos incontrolados, diríamos finamente.




¿PARA QUÉ QUEREMOS LOS MUEBLES SI NO TENEMOS CASA?
    Hoy aun seguimos viendo muebles en la calle, pero la situación ya no es como antes de entrar en la espiral de la crisis. Antes cuando veíamos los muebles en la calle o en la acera (en muchos casos entorpeciendo el paso de los viandantes) era porque alguien se los había cambiado o renovado, ahora cuando los vemos así suele ser porque han sido abandonados por alguna familia desahuciada una práctica que viene dándose habitualmente cada día.
La historia es la siguiente: pérdida del empleo, impago de la hipoteca, perdida de la vivienda, perdida de la familia (porque cuando pierdes la vivienda, sí tienes hijos menores también pierdes la custodia de tus hijos), muebles a la calle, y allí los abandonas ya que al fin y al cabo para nada los necesita ya.
    ¿ALGUIEN SE HA PARADO A CONTAR LA CANTIDAD DE PISO VACIOS QUE HAY EN EL BARRIO?. SI LOS DESAHUCIOS CONTINUAN ASÍ PRONTO SEREMOS UN BARRIO FANTASMA.




FALTA DE LIMPIEZA
    Basuras, basuras, basuras y así lo repetiremos hasta la suciedad (o podríamos decir hasta la suciedad)  y seguirá habiendo basuras en el barrio. Ellos no limpian y nosotros no dejamos de tirar basuras.
Entre la dejadez de la empresa responsable de la limpieza y el incivismo colectivo de los vecinos el barrio continua siendo un vertedero. Claro que si no hubiera suciedad, no necesitaríamos a los que limpian, por tanto llegamos a la conclusión que, sí existe una empresa de limpieza es porque hay suciedad y su obligación es acabar con ella y si no son capaces de mantener el barrio limpio pues habrá que buscar otra empresa que lo haga. Suponemos que entre cinco millones habrá gente que pueda mantener limpio el barrio.
    Sobre este tema también podemos añadir la cuestión del reciclaje. ¿Sirve de algo reciclar las basuras? ¿Qué sentido tiene el reciclaje para la administración? ¿Es un negocio el reciclaje? ¡Últimamente hemos podido saber que coger papel, u otras cosas de los containers es robar!.
¿Les importa que se recicle? ¿Facilitan el reciclaje? Teniendo en cuenta la orografía del barrio, vemos que la distribución de los containers de la basura están distribuidos de forma irregular, hay zonas en que los cinco containers, vidrio, plástico, papel, materia orgánica y desechos,  están juntos en línea y cuando llevas las basuras puedes tirarlas en un solo viaje, pero hay otras zonas en que están juntos los containers de orgánica y desechos,  y alejados en otro lugar, vidrio, papel y plástico, eso supone que tienes que dar otro viaje que en muchos casos no se realiza ya que se tira todo junto sin tener en cuenta el componente. ¿A quién le pude importar?




¿ CUANDO SEREMOS MAYORES Y NOS DEJARAN DECIDIR SOBRE LO QUE NOS CONVIENE?
    Como ya decía al principio cambian los políticos pero no la forma de hacer política. Los nuevos inquilinos del Ayuntamiente de momento no han mostrado proyecto alguno para mejorar las estructuras del barrio tanto social como urbanísticamente, aunque vamos escuchando algunos movimientos y rumores, día a día, suponemos que cuando los tengan los proyectos trabajados sobre el papel vendrán a mostrarlos como primicia y con vanidad pomposa diciendo mirad lo que vamos a hacer en vuestro barrio, para vosotros.

    Ocurre que en muchas ocasiones estos proyectos en ningún momento se nos hubiera ocurrido a los vecinos (por no verlos necesarios o porque hay otros que son más prioritarios a nuestro parecer) pero he ahí la cuestión, aparece el político paternalista (por no llamarlo de otra forma que podría ser dictador) y se dirige a nosotros tratándonos de forma infantil, ya que el vecino no sabe, como, cuando, ni donde son sus necesidades, él sí sabe lo que nos conviene, aquello que es mejor para nosotros y decide, como, cuando y donde tenemos que tener lo que luego nosotros vamos a utilizar. Las explicaciones sobran ya que según su forma de tratarnos, nosotros no sabemos administrar nuestras vidas y deseos y al final nos imponen los suyos por nuestro bien, como harían con un hijo. Cuando los elegimos, lo hacemos para que dirijan nuestras vidas y nuestros destinos, porque ellos los señoritos saben mandar. Vivan las caenas, gritaban  en la guerra de la Independencia. Ahora  les cambiamos el color cada cuatro años, pero siguen siendo cadenas, y cada vez aprietan más.
M. Santos

REFLEXIONES SOBRE LA CRISIS.


LO QUE NOS ESTAMOS JUGANDO  
Este artículo por su extensión se presentará en varias partes: en la primera hablaremos de lo que nos cuentan, en la segunda de lo que no nos cuentan, en la tercera lo que nos espera y en la final lo que podemos hacer
Lo que nos cuentan?   
    Se oye a los políticos, véase el caso del camarada Piqué, antiguo ex Bandera Roja reconvertido a neoliberal,  decir que ya se acaban los tiempos de vivir gratis a costa del Estado.
    Uno ingenuamente piensa, «bien, las elites comienzan a pensar de forma lógica.. se prohibirán los rescates de los bancos..  Porque ya está bien que la minoría rentista que controla las acciones  y que ha invertido para obtener beneficios,- normalmente además con la capacidad de no pagar impuestos  (paraísos fiscales, fraude, y los rebajas de impuestos de las que se han beneficiado en los últimos años)-  sea rescatada continuamente».
    Sigo ingenuamente pensando, «a partir de ahora si un banco es insolvente por la mala gestión pues será cerrado o nacionalizado y los accionistas si pierden dinero, pues es la ley de mercado, hicieron una apuesta y salió mal.
    En verdad, la ingenuidad tiene un límite y la realidad es muy otra. Cuando hablan  de que se acabado el vivir del Estado se refieren a la gente de a pie: a nosotros. Quienes seguimos aspirando a tener una sanidad pública, (egoísmo puro) o que en situación de extrema necesidad nos vemos obligados a recurrir a ayudas paupérrimas que la elite, viviendo en el lujo absoluto, considera innecesarias porque los pobres, pidiéndolas, abusamos del Estado.
    Intentos de suprimir el PIRMI porque había fraude, acusaciones en suites de lujo a jornaleros cobrando el PER; todo esto forma parte de un discurso  demagógico que intenta culpabilizar a los pobres de su pobreza.
    Se recorta, sanidad, educación, pensiones y ayudas a la gente necesitada porque los gobiernos se han endeudado a niveles astronómicos salvando a los bancos. Esto se ha hecho generando deuda pública que han comprado los mismos rescatados  y ahora presionan sobre esta deuda para obtener beneficios obligando a los estados a recortar servicios sociales que en esta época de recesión son más necesarios que nunca.


    Los sectores que han creado la crisis y que se han beneficiado de ella son además los que proporcionalmente pagan menos impuestos. Los impuestos a las grandes fortunas y a las grandes empresas se ha reducido de forma radical estos últimos años y cada vez más el grueso de la carga impositiva a caído sobre los hombros de asalariados, autónomos y pymes.
    Además cada vez más esta carga impositiva va dirigida a los impuestos indirectos como el IVA, que proporcionalmente recae sobre la población menos pudiente. Cuando se dice que los impuestos indirectos son regresivos se ha de tener en cuenta que, dejando a parte el fraude, todos pagamos un tanto por ciento de lo que compramos. Pero la diferencia radica en que parte de nuestros ingresos se ve afectada por este impuesto. Para una familia mileurista, seguramente los ingresos que acabarán siendo gravados por el IVA serán un 90%. Y un 10% que pueda ahorrar. Para un accionista de un banco que ingresa al año 1000 millones, pongamos que gastará al año un 10% y el resto seguirá invertido. Aunque evidente la cantidad de dinero que el accionista pagará a hacienda será mayor, la incidencia sobre sus ingresos totales es mucho menor.
    Con lo cual nos encontramos con la situación curiosa de que los señores que deberían pagar más impuesto y que no los pagan, nos aleccionan al resto, sobre como hemos de dejar de pretender que nos revierta el dinero de los impuestos que pagamos nosotros mayormente.
    Las cantidades que el estado puedan ahorrarse reduciendo estos servicios sociales, las ayudas, los posibles fraudes son mínimas comparadas con el dinero que se está entregando casi gratuitamente a los bancos, y además, en muchos casos, los mismos gobiernos que  están recortando estos derechos mantiene gastos, que quizá podrían no ser tan necesarios.. (el dinero que se ha ahorrado en España no subiendo las pensiones es menos de lo que cuesta participar en el proyecto de caza europeo; o el Estado español, que en teoría es aconfesional gasta 10.000 millones al año en mantener a la Iglesia Católica, lo que daría para unos cuantos Pirmis)

    Se está desmantelando el Estado de bienestar en nombre de necesidad de reducir el déficit y lo que se está realizando una transferencia encubierta de capital a las elites (financieras, políticas, empresariales).
    Y estas elites se están enriqueciendo a espuertas. Se enriquecen con la mala gestión de lo público: obras faraónicas que no sirven para nada, pero que segura han dejado grandes comisiones, salarios astronómicos y pensiones vitalicias mientras gestionan ERES, burbujas inmobiliarias y de crédito que han dado lugar a la crisis actual. Además, son rescatados a la mínima necesidad y como colofón, el estado externaliza los servicios que comprarán a precios de saldo y gestionarán empresas de los mismos que ya se han  enriquecido con su desmantelamiento. Jugada perfecta.
    Todo esto proceso de transferencia de capital a la elite con el consiguiente empobrecimiento del resto de la población va acompañado de un aparato ideológico y propagandístico a partir de las instituciones y los medios de comunicación en el que machaconamente se nos repite que la culpa es de todos porque hemos vivido por encima de nuestras posibilidades.
    Mira que bien, un asalariado  de Ciutat Meridiana que difícilmente llega a  final de mes, que se empeño por 30 años para comprarse un piso de 60 m2 sin ascensor y que quizás algún verano a osado irse de vacaciones a Italia; tiene la misma culpa que la señora que hizo construir una estación del AVE en los terrenos de su familia;  o que los banqueros que inflaron los precios de las viviendas para poder conceder créditos que diesen más comisiones, o un empresario que se enriqueció subcontratando a inmigrantes por sueldos míseros en la construcción.  Los ejemplos serían interminables, pero vamos, nuestro vecino de Ciutat Meridiana compartiría con todos ellos la culpa de esta crisis por haber vivido por encima de sus posibilidades.
    También es monotemática la respuesta a la crisis: la única solución: recortar déficit público (que como ya hemos visto, sólo se puede hacer recortando derechos sociales) y reducir los costes salariales: bajando salarios y eliminando toda una serie de derechos laborales que se habían conseguido con agrias luchas a lo largo del siglo XX han sido casi erradicados en nombre  de la creación de pleno empleo.

    La sociedad grecorromana de hace 2000 años tenía un contrato perfecto para conseguir el pleno empleo: la esclavitud; aunque creo que los contratados/esclavos no estaban demasiado contentos con su situación.  El pleno empleo está bien, siempre que se garantice un  trabajo digno.
    Este proceso de precarizar los derechos laborales se ha producido en todo el mundo occidental, pero centrándonos en España, y desde 1988 que se aplicó la primera de un proceso de reformas laborales con toda una serie de prácticas que se nos vendió iban destinadas a crear empleo (contratos de prácticas,  agencias de trabajo temporal, abaratamiento del coste de los despidos, supresión convenios colectivos.. etc…).
Imaginemos que era verdad, que todas estas medidas tenían como objetivo crear empleo. Han tenido un rotundo fracaso. Desde hace 30 años  España ha sido uno de los países con más paro de toda la Comunidad europea y ninguna de estas reformas ha cambiado esta tendencia. Aun así esto no ha impedido que se siguiesen realizando más y más reformas que al final no han mejorado el tema del paro.. pero si que han aumentado  los beneficios empresariales.
    En lo que se refiere a política económica, todos los gobiernos que han ostentado el poder han practicado una política derechista  en la que se han aplicado concienzudamente a  ir de reforma en reforma y tiró porque me toca. Curiosamente ha destacado uno que dice llamarse socialista y obrero que es que ha realizado la mayoría de las reformas y del que uno de sus insignes representantes, sindicalista para más señas, ha afirmado que era mejor trabajar en precario que ser parado.
    Las empresas durante los últimos años han dispuesto de diferentes opciones para ir reduciendo los costes laborales:
1    La existencia de un paro estructural elevado que obliga a aceptar a los trabajadores unas condiciones cada vez más precarias porque siempre pueden contratar a otro.
2    La contratación de mano de obra en situación precaria (inmigrantes) sin contratos o en condiciones abusivas o la subcontratación; que también han obligado al resto de los trabajadores a aceptar salarios y condiciones cada vez más precarias
3    La complacencia de la administración con estas prácticas y además toda una serie de ventajas que han favorecido totalmente al empresariado (subvenciones a las empresas por contratar, contratos temporales y en prácticas, reducción de los costes de despido, supresión de los convenios, etc…)

4    La deslocalización. Las grandes empresas han trasladado la producción a países donde la gente trabaja en condiciones de semiesclavitud para reducir costes. Las empresas que continúan en nuestro país pueden obligar a los trabajadores a aceptar cualquier condición con la amenaza del traslado de la fábrica a China.
    Todas estas prácticas, han provocado una pérdida de capacidad adquisitiva de la masa asalariada, incluso cuando ha aumentado la productividad. En los últimos años, y antes del 2008, la mayoría de la población parecía disponer de una capacidad adquisitiva creciente. ¿Cómo era esto posible? Endeudándonos. La pérdida de poder adquisitivo fue camuflada con el acceso a crédito fácil (hipotecas, tarjetas de crédito, etc…) que hizo que pudiésemos disponer de un dinero para la vida diaria a cambio de una vida de pesadilla para el futuro.
    Este crédito fácil no nos lo daban porque sí, los bancos ganaron jugosas comisiones, pero todo esto fue creando una burbuja (en España concretamente la burbuja inmobiliaria) que en el momento que ha estallado ha creado una terrible crisis: de pronto ya no hay crédito y la actividad económica ha entrado en recesión con el consiguiente cierre de empresas, paro, desahucios, etc…
    Y volvemos al principio, en muchos casos se plantea una situación de crisis a la que los gobiernos no saben poner solución y de la que se están beneficiando las elites financieras y las grandes fortunas.  Por supuesto, es verdad, pero creo que es algo más. La situación de caos ha sido provocada, o por lo menos había sido prevista, y está siendo utilizada para provocar un cambio sistémico en que el capitalismo consumista es suplantado por el capitalismo financiero, devorando a su paso lo que había sido la base del contrato social: el estado de bienestar.



Lo que no nos cuentan
Cuando hablo de un capitalismo consumista suplantado por uno financiero, no estoy
diciendo que vayamos a dejar de consumir, ni que la producción vaya a desaparecer. Me
refiero a como se benefician las elites. Un modo de producción, lo que sería el
capitalismo consumista, viene definido por el modo en que las elites obtienen sus
beneficios, el control económico y político. Por ejemplo, el modo esclavista en la
antigüedad, las elites obtenían sus beneficios del trabajo esclavo en su mayor parte,
aunque el trabajo esclavo no era el único, ni seguramente el más numeroso, ya que
seguían existiendo muchos campesinos libres.
Volvamos al pasado más reciente. Después de la crisis de la primera mitad del siglo XX
y que tiene su culminación en la segunda guerra mundial Europa queda destrozada con
una gran pérdida de población y de bienes. Las necesidades de reconstrucción, la
existencia de un bloque antagónico (Los países socialistas) y que la base fuese la
producción industrial hicieron necesario otorgar unos derechos a la población en
diversos ámbitos: en el político: estados democráticos, en el social: unos derechos
laborales que hiciesen posible a la población disponer de una capacidad adquisitiva.
Esta tenía que permitir el consumismo masivo: con todo lo que ello implicaba: consumo
creciente, publicidad, turismo masificado, necesidad de ingentes cantidades de energía y
la generación de una inmensa cantidad de residuos que iban envenenando el medio
ambiente. Las entidades financieras eran unas instituciones todavía al servicio del sector
industrial y el Estado cumplía una función de regulación y de prestación de servicios
(sanidad pública, pensiones, cobertura de desempleo.. etc..). Unos estados del bienestar
cuyos máximos representantes habrían sido los países escandinavos.

Por supuesto, no todo era maravilloso, las desigualdades sociales seguían existiendo,
sobretodo teniendo en cuenta que esta abundancia en Europa se basaba en la
explotación del resto del mundo, que ha seguido viviendo en la más terrible pobreza
mientras sus riquezas eran saqueadas por Occidente; y han continuado las guerras
imperialistas promovidas por unas democracias formales cuyos hilos eran manejados
por unos poderes fácticos que votaban cada día, no cada cuatro años como el resto de la
ciudadanía.
Toda una serie de cambios: geopolíticos, ideológicos, tecnológicos y económicos han
ido erosionando este capitalismo consumista del estado de bienestar hasta llevarlo a la
crisis actual en la que puede desaparecer
Cuales son estos cambios:
Geopolítico. A finales de los ochentas el bloque comunista se derrumba y desaparece el
bloque antagónico que podía inspirar revueltas obreras en la Europa capitalista. Se da
por vencedor al capitalismo y se impone la socialdemocracia.
Ideológico: Se ha impuesto el discurso del neoliberalismo, lo privado funciona mejor y
el Estado no debe interferir en la economía. El gasto público ha dejado de ser una
inversión, ahora es visto cómo gasto innecesario y la manera de crear riqueza es bajar
los impuestos.
Tecnológico: Avances en el terreno de sobre todo la informática y los medios de
transporte han permitido la globalización. Todo el mundo se haya interconectado
(Internet, viajes aéreos, etc…). El dinero y las mercancías pueden llegar a cualquier
lugar del mundo. Esto ha hecho que la mayoría de los productos que consumimos sean
producidos a miles de kilómetros de distancia.
Económicos:
La inherente concentración de la riqueza del capitalismo se ha plasmado en que los
bancos se han convertido en el centro de la vida económica. El edificio que pasa a ser el
modelo de poder es el banco (donde antes había sido la factoría industrial, la catedral, el
templo….). Las entidades financieras se han apoderado de la vida económica, la
principal riqueza de las elites proviene ahora de especular con dinero. La principal
materia prima es el mismo dinero. Invertir en la producción ya no es lo más rentable,
sino jugar en plan casino con los precios de las materias primas básicas o con la deuda
de los estados. Los bancos son ahora más poderosos que los gobiernos, compran
políticos y les obligan a realizar unas políticas serviles que sólo benefician a los
propios bancos. Todo es sacrificable en pos de que los bancos sean rescatados.
A donde nos lleva esto en occidente: la necesidad de una masa social de consumidores
desaparece. Una población cada vez más empobrecida sigue otorgando beneficios por
consumir productos que son generados en países donde la población trabaja en situación
de semiesclavitud , pero este proceso genera que toda la producción se vaya a países
como China, creando entre nosotros paro e incertidumbre, hasta que lleguemos a unos
niveles en que no podremos ni comprar los productos producidos a bajo coste en estos
talleres esclavistas globalizados.

Sencillamente la elite ya no nos necesita. Sobramos y por tanto sobra la democracia;
ésta es incompatible con los mercados. Se diluyen las diferencias entre las opciones
políticas y pasan a gobernarnos tecnócratas que son impuestos por los bancos. Las
democracias con su estado de bienestar que nos eran vendidas cómo la culminación de
la evolución humana eran meras excusas para mantenernos callados mientras iban
preparando el siguiente ciclo económico. Ya no hay derechos básicos del ciudadano: la
Sanidad Pública y la educación pasan de ser unos derechos para convertirse en unas
jugosas prebendas a privatizar. La idea de lo público es sacrificada en el altar del
Neoliberalismo y nos encaminamos a un neofeudalismo donde los nuevos duques y
condes son las corporaciones, y sus castillos son los bancos y las sedes de las grandes
empresas. Que papel nos queda a nosotros: simple; ser vasallos, con el vago recuerdo
de que una vez fuimos ciudadanos.
¿Que nos espera?
El estado se está desmantelando a si mismo. Las funciones que hasta hace poco eran
consideradas como la esencia y la razón de ser del Estado democrático, son ahora
denostadas como gastos onerosos para un Estado cuya única función pasa a ser
maximizar la concentración de la riqueza de las elites
Los ricos se les ha reducido los impuestos y el objetivo final es que queden exentos de
pagarlos. Los vasallos seguiremos pagando los mismos impuestos, sino acabamos
pagando más. Evidentemente como la riqueza se concentra cada vez más en las manos
de las elites la parte que recibe el Estado como impuestos es cada vez menor (la mayoría
de la población, empobrecida, cada vez puede aportar menos) pero ésta será suficiente
para mantener un Estado reducido a meras funciones de control social.: ejército, policía,
prisiones, y cultura del espectáculo. De estas y otras funcionas, todo lo que pueda
generar beneficios será privatizado: empresas de seguridad privadas, prisiones y
externalizar la gestión de los impuestos. En nombre de la necesidad de acabar con el
déficit público el Estado renunciará a la potestad de recaudar los impuestos
(despidiendo a un montón de funcionarios) y cederá esta función a empresas privadas.
Estas empresas (seguramente bancos o compañías suministradoras de servicios básicos:
agua luz, gas; por su capacidad de controlar a los vasallos) pagarán una cantidad fija al
Estado y tendrán la potestad de recaudar los impuestos en su nombre, y cómo su
objetivo será hacer beneficios permitirá todo tipo de arbitrariedades con jueces privados
contratados por las mismas empresas para solventar los casos de impago, seguramente
siempre a favor de quien les pague.
Prisiones privatizadas ofrecerán mano de obra semiesclava a cualquier empresa que lo
requiera a partir de una gran facilidad para conseguir personal. La situación extrema de
pobreza y unas penas extremadamente rigurosas para los vasallos. Nuestra vida será
totalmente regulada y castigada de forma abusiva para asegurar un caudal continuo de
presos/esclavos. Esta rigurosidad de las penas no será la misma para las elites. Pretender
que en nuestro sistema actual la justicia es igual para todos es algo ridículo. El dinero
ayuda, pero además la justicia será estamental, se aplicará de diferente forma a las elites
que al resto de la población, diferentes tribunales, etc… Ya hemos iniciado este proceso
de desregulación/regulación: las facilidades de las grandes fortunas para defraudad:
paraísos fiscales, SICAV (una especie de patentes de corso para no pagar impuestos) se
contrapone con la voluntad del estado de regular hasta la última actividad de los
vasallos, como sería por ejemplo el obligar a los chatarreros a tener una licencia fiscal
para poder coger cartones. Acabaremos viendo como el estado solicita a los mendigos
que se den de alta en el epígrafe de vagos y maleantes.
Se mantendrán unos servicios mínimos de control de enfermedades, de higiene pública
y unos mínimos servicios de beneficencia ofrecidos por entidades de caridad. La
sanidad habrá dejado de ser un derecho para convertirse en una gracia que nos ofrecerán
los poderosos.
En Catalunya llevan años preparándonos para esto. El proceso se ha intensificado con la
crisis y estamos siendo amaestrados cual perros de Paulov a olvidar que una vez
tuvimos derecho a una sanidad de calidad. Gestores que vienen de la empresa privada, y
que serán los principales beneficiados de que esta no funcione, son encargados de
gestionar el mal funcionamiento de la sanidad: colas de espera, cobro a los familiares
por acompañar al paciente, supresión de camas, de quirófanos, copago y todo lo que
estos señores puedan imaginar busca generar una disfunción de la sanidad pública. Todo
esto se hace en nombre de la necesidad de reducir el déficit público, y se irán
implementando medidas como vender los espacios hospitalarios para luego pasar a
alquilarlos con lo cual serán identificados con empresas privadas a las que se adjudicará
cualquier posible mejora. Cuando la situación de disfunción llegue al paroxismo se
culpará a la sanidad pública de todos los males y se lanzará una campaña masiva
alabando los parabienes de la salud privada, mucho más eficiente, sin colas, sin
problemas.. (bueno ya sabéis el cuento). Y cuando nos queramos dar cuenta, ya
olvidada lo que otrora fue una sanidad pública para todos, pues estaremos como están
ahora en Estados Unidos, que si no tienes dinero.,pues no te atienden… Eso sí, siempre
nos quedará la caridad.. que feliz será una familia cuando pueda vacunar a su niñita de
dos años de la polio tras haber conseguido reunir 50 etiquetas del cornflakes de su
marca favorita.
Mientras tanto las elites seguirán con una sanidad cada vez más avanzada médicamente
y cuyos avances difícilmente llegarán a la población vasalla, se acentuarán unas
diferencias abismales entre la esperanza y calidad de vida de unos y otros.
La elite necesitará de un sector de población para mantener sus beneficios. Aparecerá
una nueva estratificación social: la elite, los trabajadores de las corporaciones y el resto
de población en una situación similar a la servidumbre. La posibilidad de ascenso
social a la elite será casi nula, pero no así para el tema de pasar de la servidumbre al
mundo corporativo. Más que nada para mantener a los trabajadores corporativos
tranquilos por el miedo de perder su estatus. Con una situación de cobertura como la
actual pero que perderán totalmente si pierden el empleo. Sin ninguna ayuda y
convirtiéndose en unos desclasados.
La democracia que tenemos ahora desaparecerá. A nivel de estados los gobernantes, con
unas funciones muy reducidas ya no serán elegidos por la población. Serán impuestos
por los organismos como el FMI, los bancos centrales, los propios bancos y empresas y
como parte de comités de crisis permanentes. En el caso de elecciones más locales estas
se podrían mantener, se presentarán miembros de la elite y serán escogidos a partir de
sus actos de caridad o por los espectáculos que hayan sufragado. El propio proceso
electoral será convertido en un espectáculo de entretenimiento con masas de
desclasados que competirán por recibir la caridad de los candidatos.

Los movimientos actuales de protesta ciudadana, que hasta ahora han sido ignorados, si
continúan generando una concienciación del público en general, serán deslegitimados,
reprimidos y acusados de generar un desorden público que obligará a medidas de
control social. (prohibición de acciones de carácter político, atribución de actividades
violentas, censura y persecución de toda actividad de Internet para los desclasados que
no sea compras o entretenimiento) y toda una serie de medidas que por desgracia ya
veremos.
También desaparecerá la educación como derecho. Se mantendrá una mínima
escolarización para que la gente tenga el suficiente nivel para acceder a trabajos básicos
y sobre todo potenciando una educación basada en el entretenimiento para luego pasar
a una cultura y unos modos de vida totalmente basados en el entretenimiento Las
escuelas de la elite y de los cuadros corporativos serán totalmente subvencionadas y de
calidad para formar a las elites dirigentes
Se potenciarán los deportes, los espectáculos y el consumo masivo de televisión, que no
necesariamente será a partir de televisiones públicas, ya que estas cuando desaparezca la
alternancia entre partidos, dejarán de cumplir su función de aparato propagandístico.
Concursos cada vez más violentos harán que al final la sangre que en otro tiempo mojó
la arena del anfiteatro acabe empapando los pixels de nuestras pantallas. Con una gran
cantidad de gente desesperada no faltarán “voluntarios para los concursos.
Que podemos hacer?
El proceso de desmantelar el estado de bienestar y la democracia ya lleva tiempo en
curso. Pero en este momento ha empezado una fase crítica: a partir de una crisis
sistémica generada por las elites financieras y que les sirve para perpetrar un robo
donde se están regalando todos los recursos públicos. Esto provoca un empobrecimiento
generalizado de la población, no sólo en capacidad adquisitiva, sino también por la
carencia total de servicios mínimos de salud, educación, asistencia….

Deja de ver la televisión y la prensa oficial como los únicos medios de recibir
información. Habla con tus vecinos, con tus compañeros de trabajo, busca información
sobre lo que nos están haciendo, participa en charlas, reuniones, en protestas y cuestiona
el discurso del poder: no es verdad que no podemos hacer nada. La sociedad que nos
han impuesto para la que nos han educado era la del egoísmo individual, el consumo
como objetivo en la vida. Hemos de volver a buscar los valores comunitarios, a
compartir, colaborar, reivindicar pero juntos, como colectivo…..
Todos nosotros hemos conocido una sanidad pública universal, una educación pública
para toda la población y unos servicios de asistencia a los más desfavorecidos. Si no
actuamos al final nos convencerán de que lo público no funcionaba y si lo perdemos,
será para nuestra desgracia y la de generaciones venideras que no han podido decidir.
Quizá los niños y niñas del futuro se irán a dormir con madres que les susurrarán el
siguiente cuento: “Érase una vez un tiempo en el que había una sanidad y una educación
pública….”
Cubi
Para acceder al texto completo                           http://www.bycubi.net/textos/textocrisis.pdf

MÁS FILOSOFÍA Y MENOS POLICÍA.

Es curioso observar que muchos vecinos tienen una idea de la 'seguridad' en el barrio como si éste, nuestro barrio, fuera el patio de un colegio: Sí está el 'profe' no hay peleas. Como si la sola presencia de la policía produjera el milagro de hacer desaparecer a los delincuentes. El problema es que un barrio no es el patio de un colegio, ni los vecinos estamos dispuestos a que se nos controle como si fuéramos colegiales.

Semejante actitud deja claro que no se entiende el papel de la policía: La policía está pensada para REPRIMIR el delito, no para PREVENIRLO. Cuando la policía se dedica a lo segundo, a prevenir, se le denomina 'policía política' y en este país todos sabemos lo que eso significa.

La policía sólo actúa cuando hay pruebas de que SE HA PRODUCIDO un delito, sin embargo, lo que el barrio necesita, lo que solemos entender por 'seguridad ciudadana' es que NO SE PRODUZCA el delito. Es decir, hasta cierto punto, 'seguridad ciudadana' y 'presencia policial' son situaciones contradictorias.  





Podría pensarse que si detienen a todos los delincuentes, ya no se cometerán más delitos. En tal caso el problema que se plantea es señalar a quienes son los delincuentes. Hay quien no duda en señalar a colectivos enteros, al estilo de los 'botiguers' y payeses, allá por los años 60's, para los que la culpa de todo la tenían 'els charnegos'. Cómo si el delito fuera algo biológico o geográfico o de aspecto físico. Otros exclaman aquello de '¡...todo el mundo sabe quienes son!' Cómo si la policía fuera tonta o ciega... y los delincuentes subnormales.

En el fondo de estos planteamientos lo que hay es pura y simple ingenuidad. Lo que subyace en semejantes ideas, es la absurda creencia de que el 'catigo', por sí solo, hace desaparecer la causa del delito. Demasiada fe en las soluciones sencillas. Un exceso de películas donde siempre aparece un 'rambo' y machaca a los malvados. Muchas historias de 'polis' que ayudan a las ancianitas, o se dedican a rescatar al pobre gatito de la rama de un árbol.

Como en tantas otras cosas de la vida, en estos temas no vale improvisar o dejarse llevar por la intuición. Hay que pararse y pensar. El principal problema es que conceptos como 'seguridad' o 'delito' son cuestiones muy relativas, que necesitan muchas definiciones previas. Hay quien no se inmuta ni bajo un bombardeo, y otros no se sienten seguros ni debajo de la cama. Con el delito pasa exactamente lo mismo: Si el lunes, cuando voy a trabajar, encuentro el coche con el parabrisas roto me resulta una verdadera canallada, digna de llamarse delito y cosas peores. Sin embargo para un abogado, con la ley en la mano, no pasa de ser una simple gamberrada.

Acaso lo más consistente de todo lo dicho, sea constatar que, más allá de la presencia policial, lo que realmente debemos buscar es que esa presencia no sea necesaria. Es en ese sentido en el que debemos y podemos actuar. Admitiendo de una vez por todas que cuando llega la policía 'apaga y vámonos' o, como mucho, busquemos abogados.

Para prevenir el delito, es decir, antes de que ocurra, no sirven 'rambos, ni héroes de ningún tipo. Tampoco las manifestaciones, por más multitudinarias que sean. Mucho menos, las típicas parrafadas en la barra del bar con un quinto en la mano. Entonces, ¿cómo se hace eso de prevenir el delito? Buena pregunta si no fuera una pregunta estúpida: Lo sabremos cuando nos pongamos y lo averigüemos. ¡Y no hay más! ¡Ya podemos esperar a que alguien nos diga como se hace! Eso no ocurrirá por la misma razón que a nadie se le ocurre ir a casa de otro y decirle como ha de organizarla. Podremos aprender de otras experiencias, incluso podríamos encontrar algún colectivo 'progre' que nos ayudará en los temas técnicos, sin embargo, quiénes somos y qué necesitamos, eso sólo lo podemos decir nosotros, los vecinos. TODOS los vecinos de nuestro barrio. Dicho esto último en el supuesto de que tenemos la DIGNIDAD que las PERSONAS LIBRES están obligadas a tener. 




Acaso convendría que, como barrio y para empezar, aplicáramos aquello que nuestros insignes ancestros, los filósofos griegos, decían que es lo primero: CONOCETE A TI MISMO. ¿Quién es mi vecino? ¿Cómo es? ¿Por qué es así? ¿Qué necesita? ¿Qué necesitamos? ¿Qué derechos tenemos? ¿Qué obligaciones? ¿Se ajustan correctamente obligaciones, derechos y necesidades? ¿Como queremos que sea nuestro barrio? Preguntas sencillas que entre todos podemos responder y cuyas respuestas, cuando menos, nos dirán quienes somos y donde estamos. Paso previo e imprescindible para llegar a cualquier sitio, entre otros, a una convivencia real, sin tutelajes policiales.

Juanma.

Y mirarse a los ojos

Han pasado los vientos
y mirarse a los ojos no es sencillo.

Vivir esta ciudad
es pisar un jardín de tachaduras,
la presencia infectada de lo que ya no existe,
de lo que fue recinto del invierno
o refugio del sol,
teatro de las lluvias y de los conocidos.

Recorrer la memoria de las habitaciones
es provocar la niebla del interrogatorio.
Y no deben hablar, pero se anulan
en un silencio turbio
que delata el pasado de las sombras pacíficas,
los cristales hirientes por donde pisa el orden,
las botellas guardadas en mensajes vacíos.
Porque apago las horas
con el interruptor de los olvidos
y retumban los pasos en el sótano.
Imagínate tú, la habitación,
las llaves en la puerta,
los tacones que cruzan el pasillo,
la cremallera seca
y el cuerpo que no ofrece libertad,
sino cansancio,
calor de más, excusas previsibles.
Así llegan los sueños,
mártires descentrados de un corazón maniático.

Han pasado las leyes del honor y la vida,
las mejoros palabras,
y mirarse a los ojos no es sencillo.

Luis García Montero

La pasta o la vida


    Cuando era pequeño, me acuerdo que veía alguna película en la que el actor que iba enmascarado salía de una esquina y asaltaba a un  transeúnte con la mítica frase de «la pasta o la vida».
    Antes en la frase te daban a elegir, entre la pasta y la vida. Nos quitaban algo si, pero por lo menos nos dejaban una cosa de las dos. Era algo opcional que teníamos.
    En cambio ahora no podemos elegir porque sin decirnos esta frase, son mucho más discretos, nos están quitando las dos cosas.
   

Si retrocedemos unos años, grandes multinacionales empezaron a hacer despidos en masa. De cientos de miles de personas. Nadie se quejaba, porque aun quedaba la construcción. Lo que ha sido el oficio por antonomasia de todos esos despidos. A parte de los despedidos también acogía a la inmigración y los jóvenes que no querían estudiar.
    Con el tema de la construcción nadie se dedicó a hacer un plan alternativo por si fallaba la base económica del país.
    En el año 2008 fue cuando cayeron Fannie Mae y Freddie Mac, que son los gigantes hipotecarios de EE.UU.  y del mundo. Aquí empezó la frase del titulo de este artículo « ¿la pasta…?»
    Los sistemas bancarios de todo el mundo cayeron estrepitosamente y el de España no podía ser menos.
    Los bancos han tenido que ser rescatados con dinero público. El sistema político decía que si no eran recapitalizados se corría el riesgo de perder todo nuestro dinero. Se inventaron un nombre raro para esto de las ayudas a los bancos. El FROB (fondo de restructuración ordenada bancaria) lo de ordenada es un decir porque es un autentico caos.
    Los bancos dicen que no tienen dinero, con lo que han cortado un alto porcentaje de créditos, con los que hasta hace un par de años se lucraban de una forma extraordinaria. Esto comporta que miles de empresas hayan cerrado o recortado sus plantillas por la falta de crédito. Millones de personas al PARO, con esto han venido los embargos, los desahucios y mil desgracias más.
    La otra parte del titulo de articulo  «…y la vida?» empieza ahora, cuando todas las administraciones se han puesto a hacer recortes presupuestarios motivados por los robos, casos de corrupción en todos los ámbitos y mala gestión que se ha llevado a cabo durante todos estos años.






     Hablaré de los de sanidad. Aquí han recortado mucho dinero. Cientos de CAPS eliminados, cierre de plantas enteras de hospitales. Pruebas médicas que antes eran necesarias para prevención de enfermedades, ahora extrañamente parece ser que no son importantes.
    En materia de sanidad, estos recortes como ellos le llaman, son una disminución de la esperanza de vida para el resto de los mortales. Parece ser que prima recapitalizar empresas privadas a la vida de las personas.
    Los recortes sanitarios son muy peligrosos, un cáncer, una operación o miles de tratamientos, no entienden de las largas listas de espera que tenemos en nuestra seguridad social.
    Este sistema sanitario que tantos años, sudores y lágrimas ha costado a nuestros antepasados. Nos lo están arrebatando.                  
Hay millones de personas en las calles reclamando en contra de estos recortes, un mensaje que no llega a nuestros políticos.
Ahora temo que me pase algo malo y me tengan que operar, porque en muy poco tiempo, las listas de espera han aumentado considerablemente. Además de inventarse eso de las operaciones rápidas en el que el post-operatorio son un par de horas después de la operación, vamos que son tan cortos que no te da tiempo a ver una de aquellas entrañables películas de las de “la pasta o la vida”.

Pluma Indiscreta

MAYTE DE LA MERI Y EL 20-N


Mayte es una catalanita de 40 tacos. Vive en Ciudad Meridiana.
Está separada y tiene un niño de 6 años, que va a la escuela del barrio.
Curra de camarera en un restaurante del Casc Antic, pero no le llega ni pa pipas. Su ex, le pasa una pensión de p. pena.
Encima el alquiler del piso, el agua, el gas, la luz, el móvil…. Vamos que para llegara final de mes,ha de pedir dinero a su madre.
Está muy, pero que muy Indignada.
En  Ciudad  Meridiana,( barrio obrero del extrarradio), hay muchos bares, pocas tiendas, y grandes carencias…
También la lejanía de la urbe, hace que el abandono, sea patente y creciente.
Mayte tomó conciencia hace tiempo; como otros vecinos , de ese deterioro.
Así que decidió juntarse con los INDIGNAD@S, para cambiar las cosas.
Organizarse y conseguir que la gente saliera a la calle, no ha sido fácil, ni mucho menos. Pero la semilla está echada.




Son unos pocos, pero confía  en que  organizándose y luchando, cada vez serán más.
Los medios de comunicación; al servicio del Govern de Convergència, hacen que la gente se acojone y vea imposible la salida de la crisis.
Se acerca el 20 N. Día de Elecciones Generales. Mayte y sus compañeros Indignad@s, no votarán. Eso lo tienen claro. Harán campaña por la abstención.
Son conscientes de que esa ABSTENCION, no servirá para evitar que a pesar de ello, ganará el partido más votado, aunque solo le voten 4 gatos…
La que nos espera es GORDA,  si gana    el PP ; pero quizá eso haga que la gente al fin reaccione cuando vea lo que se nos viene encima. Con la derecha –pura- y dura, posiblemente se tome CONCIENCIA DE LA EXPLOTACIÓN A LA QUE NOS QUIEREN SOMETER, Y ENTONCES OPTEMOS  POR ORGANIZARNOS , TOMAR LAS CALLES, Y PLAZAS DEL BARRIO.
Mayte de la Meri.
Ciutat Meridiana,26 de octubre de 2
   W

Me dejas temblando,
corazón de luna…
Abrazos y besos
suenan como versos;
piel dulce,
moruna.
Azúcar y miel
dulces como lenguas,
navegan deseos,
barcos de papel…¡
Se extienden las velas
el viento las lleva,
se mueven con él…
Yo, a veces, te invento,
y otras, te sueño,
y poquitas veces,
muy pocas,
te veo…


  w

Luna llena
de tus manos
en mi piel,
como la arena.
Redonda que me rodea,
columpiándose mi alma
en tu mirada serena.
Luna llena
que te acercas
y en la ventana te quedas…
Ya no me siento tan sola
porque tu luz me embelesa.
Sé que eres cierta
y me besas;
te contemplo enamorada
en las oscuras veredas.
Escribiéndote los versos,
que me inspiras,
que me llevas…¡¡

Montse Huguet